HACIENDO HISTORIA

LA MUESTRA DE CORTOMETRAJES ARAGONESES

Ya se sabe que Aragón, desde el nacimiento de la cinematografía ha sido cuna de grandes cineastas. Desde los primeros balbuceos con la “Salida de misa del Pilar”, siguiendo con Segundo de Chomón, pasando por Buñuel, Florián Rey, José María Forqué, José Luis Borau, Carlos Saura y un montón de nombres más, unos más conocidos que otros, que abarcan todos los aspectos de este arte tanto técnicos como artísticos. Desgraciadamente la mayoría tuvieron que desarrollar su carrera lejos de las tierras que les vieron nacer.
También es sabido que si en España no existe una industria propiamente dicha de la cinematografía mucho menos en nuestra comunidad autónoma. Pero lo que es indudable que cada vez más las personas que se han acercado a éste harto difícil campo artístico ha ido creciendo año tras año.
Con el auge de las nuevas tecnologías, con la consolidación de la informática en casi todos los hogares y el consiguiente abaratamiento de los costes de producción que años antes era coto privado para unos pocos privilegiados el número de los aragoneses que se lanzaron a la aventura de contar historias con una cámara creció de manera exponencial.
Este era el panorama a principios del segundo milenio. Incentivado con el nacimiento de festivales de cortometrajes que hacían todavía más atractiva la idea de lanzarse a crear un cortometraje ya que cabía la posibilidad de ser reconocido y de llevarse algún que otro premio, como es el caso del Festival de Jóvenes Realizadores o el de Fuentes de Ebro por nombrar alguno de ellos.
Pero fuera de todo esto la vida de los cortometrajes era y es muy corta. Quitado el día del estreno son muy pocas las oportunidades que hay de que lo realizado pueda ser disfrutado por una gran mayoría de público. No hay circuitos, no existen apenas exhibiciones, excepto si el cortometraje es seleccionado en algún festival al que acuden mayoritariamente familiares, amigos, el equipo que lo realizó y los pocos asiduos a esta clase de eventos que casi siempre son los mismos. Además hay que tener en cuenta que muchos, al ser una competición, se que dan fuera de la selección, por lo que todavía se reduce más su vida pública.
Yo, como realizador y sufriendo en mis carnes el esfuerzo de sacar adelante una historia no estaba satisfecho.
Por otro lado un miembro de la comisión de fiestas de las Delicias y amigo, estaba preocupado por encontrar alguna actividad cultural novedosa que aportar a las ya existentes y dar un poquito de aire fresco. Y un día frente a unas cervezas nació la idea de lo que ese Septiembre del año 2001 fue la primera muestra de Cortometrajes Aragoneses matando dos pájaros de un tiro. Por un lado se aportaba un acto cultural novedoso para disfrute de todos los vecinos y visitantes del barrio en fiestas y por otro se daba una oportunidad más a aquellos cineastas que quisieran mostrar sus últimos trabajos sin ningún afán competitivo, incentivando el que se pudieran relacionar entre ellos en un ambiente relajado, disfrutando y compartiendo sus obras con un gran público, para nada acostumbrado al mundo del cortometraje.
Por animar un poco se creó el premio del público más que nada por dar un pequeño aliciente a los participantes.
Y con éste espíritu, despacito, sin apenas hacer ruido pero con un aumento de público año tras años cada vez más numeroso se ha llegado a la Décima edición.
Bien es verdad que con el paso de los años se ha ido seleccionando con mayor rigor y criterio los trabajos a mostrar ya que el número de obras a exhibir creció conforme los avances en tecnología, las subvenciones, las ayudas y los aficionados a éste género crecían por lo que en las últimas ediciones se han quedado fuera de la muestra muchos trabajos no por ello indignos de participar, pero es que tres días no dan para más. Así mismo y en respuesta a las peticiones de la mayoría de los participantes, en los últimos tres años se han otorgado premios al mejor cortometraje, al mejor actor y a la mejor actriz valorados por escogidos jurados de la cultura aragonesa vinculados o no con el mundo cinematográfico pero con un gran peso específico dentro del panorama cultural aragonés. No es el objetivo de la muestra pero es una forma de dar un poquito de emoción al día de la clausura, que no está nada mal.
Lo que desde la primera edición se ha cuidado mucho es el homenaje que se da a alguien que desde una posición humilde y desde la sombra ha enriquecido el panorama cinematográfico aragonés por su hacer y dedicación y que normalmente no son reconocidos en los festivales al uso. Desde el de la primera edición a Fernando Torres que por aquel entonces era el responsable de la fotografía de la mayoría de los cortometrajes de calidad hasta en la última edición a Luis Alegre por su gran apoyo al cine aragonés y al cine con mayúsculas, pasando por La tertulia cinematográfica Ramón Perdiguer, Alberto Sánchez, al critico de cine Roberto Sánchez, al veterano realizador Pedro Aguaviva, a El Gallinero, etc.
Podemos asegurar que por la muestra han pasado todos los que ahora Son. Jorge Nebra, Fernando Usón, Ciro Altabás, Miguel Angel Lamata, Paula Ortiz, Nacho Rubio por nombrar algunos. Y seguro los que Serán. De esto no tenemos ninguna duda.
Gracias a todos los que han hecho posible estos  años y a los que harán posible por lo menos otros cien más.

Anuncios

Un comentario el “HACIENDO HISTORIA

  1. esteban dice:

    Me ha gustado mucho la exposición que he leído sobre los cortometrajes. E.T.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s